Emigrar 3 veces: lo que aprendió el venezolano Rogelio Pérez

Cuatro años atrás, Rogelio Pérez se estableció con su esposa e hija en Cúcuta. La familia es oriunda de Barquisimeto, estado Lara.  Era la tercera vez que tuvo que emigrar

En la llamada La Perla del Norte, este venezolano detectó una oportunidad para emprender: abrir una empresa de envíos, con su casa matriz en Colombia y su sucursal de recibida en Venezuela, a la que llamó Rocarkeservicios.

Tres años lleva cruzando el puente Simón Bolívar a diario, para verificar que todos los documentos, alimentos, medicinas y demás artículos que cientos envían a Venezuela, lleguen intactos y en el menor tiempo posible.



En vacaciones, su hija lo acompaña en este trayecto de unos 10 minutos. Él le enseña el valor que hay detrás de cada paquete y en el bienestar que estos representan para cada familia que lo recibe en Venezuela.

Pero a lo largo de su vida, este guaro ha vivido tres procesos migratorios y acá nos cuenta:

  1. De Venezuela a Ecuador

En 1998, con apenas 25 años me fui a Quito a estudiar con una beca que creía había ganado. Cuando llegué me di cuenta que la beca no fue aprobada y que las personas que prometieron ayudarte, se apartaron. 

Me tocó salir adelante y recibir pequeñas ayudas de gente que fui conociendo. Pero Ecuador fue lo que yo llamo etapa de inmadurez, porque fui con una mentalidad de que los venezolanos somos superiores. 

Me cerré a la cultura y a sus costumbres. Critiqué su comida, su forma de vestir, muchas cosas. No absorbí lo bonito de esa cultura y después que me gradué como teólogo y regresé a Venezuela, fue cuando lo entendí. 

En Ecuador nació mi hija mayor y pude cultivar grandes amistades, que a pesar de mi mala actitud, supieron tolerarme y apreciarme.

2. De Venezuela a México

En el 2002 me fui a vivir a México, específicamente a Yucatán, al sur del país. Un nuevo Rogelio, más abierto, aprendió sobre la cultura, la arquitectura y la comida de esa bella región. Hasta estudié algo de maya para entender la lengua en la que se comunicaban las comunidades indígenas de esa zona. 

Fui como misionero dentro de la organización donde estaba. Allá viví con mi primera pareja y mis dos hijos mayores. Fue una etapa de crecimiento y aprendizaje.

Rogelio y su hija

3. De Venezuela a Colombia

La tercera vez que salí de Venezuela fue en el 2016, empujado por la crisis económica y social. Estaba motivado a emprender y gracias a mi doble nacionalidad, llegué con mi esposa Tábata y mi hija menor. 

En esta etapa tengo como objetivo servir a mis paisanos, a través de una empresa de envíos constituida formalmente tanto en Colombia como en Venezuela. Nuestra filosofía es conectar a todos esos venezolanos que están lejos de su país con sus familiares en Venezuela. 

A la par hago parte de un movimiento llamado Cúcuta te impulsa, en la que reunimos a venezolanos, colombianos retornados y cucuteños para brindarles herramientas de cómo emprender y aprovechar las oportunidades que hay en Cúcuta.

Ya cumplimos un año y la meta es convertirnos en una corporación que eduque, aliente y oriente a todo aquel que quiera emprender en la Perla del Norte.

¡Comparte este contenido!

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on telegram
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email

1 comentario en “Emigrar 3 veces: lo que aprendió el venezolano Rogelio Pérez”

  1. Gracias Rogelio por compartir tu historia… Pues sí, vamos caminando y vamos aprendiendo. Que bello como humildemente reconoces tus errores, que de más está decir que los cometemos todos!!!

    Responder

Deja un comentario