Tengo miedo de pasar hambre en Colombia

Llevamos más de 10 días en cuarentena obligatoria por el coronavirus, cumpliendo al pie de la letra el decreto de emergencia del gobierno. Pero tenemos mucho miedo, puesto que mi esposo y yo no hemos podido volver a trabajar.

Él lavaba carros en un pulilavado y yo limpiaba casas a domicilio; pero desde el 20 de marzo nos quedamos sin percibir ingresos y ya no tenemos casi ahorros para comprar comida para nuestros dos hijos.

Esto de ser migrante es muy duro en Bogotá, porque así tengas PEP, encontrar trabajo es muy complicado y como vivimos del diario, apenas supimos que debemos estar encerrados para no contagiarnos con el coronavirus, la cabeza se nos va a explotar de tanto pensar.

Tengo miedo de pasar hambre en Colombia. Tengo miedo de que el dueño de la pieza donde vivimos arrendados nos eche a la calle por no poder pagar el mes. Tengo miedo de no podamos volver a trabajar y que nuestros hijos lloren porque no hay nada para comer.

Tengo miedo de salir a buscar ayuda y ser víctima de xenofobia. En Bogotá hay mucha gente buena, pero tanto colombianos como venezolanos en este momento están luchando por igual para poder sobrevivir y el gobierno no tiene manera de alimentar a todos los que hemos quedado sin trabajar.

También tengo temor de vernos obligados a volver a Venezuela. Eso sería una desgracia porque allá no hay comida, no hay medicinas, no hay gasolina, nunca hay luz y el agua es escasa. Mi esposo y yo lloramos por las noches solo de imaginar volver a vivir ese infierno del que escapamos en el 2018.

Dicen que la fe es lo único que nunca muere y aquí estamos nosotros, pidiéndole todos los días a Dios y a la Divina Pastora para que nos cuide y permita que no nos falte un plato de comida en la casa. Con eso es más que suficiente para nosotros en este momento.

¡Comparte este contenido!

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on telegram
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email

Deja un comentario